Imprimir

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

CUERPO DE CABALLERÍA.

LXXIX Aniversario.

Sin duda alguna el Arma Emblemática del Pentathlón Deportivo Militarizado Universitario es la Caballería.

No se podría entender la gloriosa historia del Pentathlón sin la presencia gallarda y viril del personal montado.

El mayor logro en la historia del Pentathlón luego de su fundación en 1938, fue la creación del Cuerpo de Caballería en febrero de 1940.

No existe un caso en la historia de México como éste: un grupo de valerosos y sanos jóvenes asumen voluntariamente el reto de crear un Cuerpo Militar Montado independiente y a la par del Arma de Caballería del Ejército Mexicano.

Éste cuerpo nació Franciscano, itinerante, sin una sede permanente y propia, con caballos y equipos donados por el mismo Ejército, y por particulares hasta consolidarse gradualmente, para convertirse en la admiración de los Dragones y gente de a caballo.

Hasta entonces la equitación estaba reservada al Ejército Mexicano y a pequeños círculos sociales selectos con recursos suficientes para mantener éste deporte, disciplina y arte.

Como en otras actividades, el Cuerpo de Caballería del Pentathlón fue pionero en la práctica de la Equitación,no hay antecedente en éste sentido. Si bien el caballo ha acompañado a la humanidad desde sus orígenes para el trabajo, el entretenimiento y la guerra, en el caso de México ésto no fue la excepción pero reservado a quienes pudiesen mantener a uno o varios equinos.

Antecedentes

Conforme a la Historia, los conquistadores españoles bajo el mando de Hernán Cortes, introdujeron al Continente americano los primeros caballos, la conquista militar de México se realizó en lomos de caballo amén de la conquista espiritual. Cortes dirigía la caballería conquistadora, rebelándose como gran jinete, cumpliendo con las clásicas misiones del Arma tales como reconocimientos, seguridad, cooperación y coordinación con la Infantería, utilizando el poder de choque y el efecto psicológico que produjo sobre los indios el binomio jinete y caballo.

Durante el Virreinato el uso del caballo era exclusivo de las Fuerzas Armadas y la nobleza, no por discriminación del natural de nuestras tierras sino, por la dificultad en la manutención del semoviente. Sin embargo con el paso de lustros el indio y el mestizo se convirtieron en magníficos jinetes. Se formaron unidades de caballería por órdenes del Gobierno Virreinal contra bandidos, escolta de convoyes, conducta y seguridad de poblaciones. éstas unidades eran pagadas por los encomenderos y por los mineros. Se registran unidades de hasta 2 mil hombres.

La Nueva España había adquirido un gran desarrollo en todos los ordenes: su extensión territorial era enorme, siendo la vigilancia de las fronteras un grave problema militar. Los cuantiosos cargamentos de oro y plata de nuestras minas eran llevados a través del Atlántico hasta la Madre Patria, despertaban la codicia de otras naciones por lo que se aumentó el efectivo del Ejército y por supuesto la Caballería. El Virrey José de Iturrigaray llegó a contar con un Ejército de más de 40 mil hombres.

Durante el Movimiento de Independencia Hidalgo, Morelos y Guerrero lo inician en lomos del caballo pero se distinguió por ser el mejor jinete Don Agustín de Iturbide, consumador de la Independencia.

En el Ejército Independiente se consolida la Caballería con la creación de Regimientos en todo el país. Granaderos Imperiales. Cuerpos Provinciales de Caballería, Regimientos de Dragones, Lanceros, Húsares de la guardia de los Supremos Poderes, Escuadrones de Seguridad Pública , Cazadores a Caballo. ("La Caballería en México", Secretaría de la Defensa Nacional).

La Caballería participó en las intervenciones extranjeras y protagonista en la Guerra de Reforma destacándose como magníficos jinetes: Felix Zuluaga, Luis Gonzaga Osollo, Tomás Mejía, Anastasio Parrodi, Miguel Miramón, José Calderón, Mariano Moret...

Renglón aparte la formación de los Chinacos, antecesores de los Charros.

El Gral. Porfirio Díaz era conocido como gran jinete.

Al iniciarse la Revolución el Ejército Federal estaba constituido por aproximadamente 29 mil hombres la mayoría reclutados por el sistema de leva.

La Marcha de la Lealtad protegiendo al entonces presidente Francisco I. Madero se efectuó a caballo y los caudillos revolucionarios Pascual Orozco, Francisco Villa, Emiliano Zapata, Felipe Ángeles, Álvaro Obregón Victoriano Huerta, Joaquin Amaro eran hombres de a caballo.

El conflicto religioso conocido como La Cristiada aparte de la resistencia en las ciudades en el terreno rural se formaron unidades de Caballería integradas por campesinos jóvenes montados en caballos.

El último levantamiento armado en el que participa la Caballería es cuando se enfrenta al antiguo revolucionario Gral. Saturnino Cedillo vencido por el 14 Regimiento de Caballería bajo el mando del Gral. Henríquez Guzmán.

Actualidad

En la actualidad sin olvidar la nostalgia por la Caballería Montada, cediendo a la modernización en ésta, se han creado las unidades motorizadas. Se construyó el criadero Santa Gertrudis en Chihuahua para proveer de caballos a las diferentes unidades para los efectos del deporte ecuestre, paradas militares y ceremonias.

Una de las páginas doradas en la historia de la equitación mexicana es el logro de ganar en las olimpiadas de 1948 en Londres Inglaterra la Medalla de Oro individual y la misma presea por equipos odisea del Gral. Humberto Mariles, amigo y asesor del Cuerpo de Caballería del Pentathlón.

Los Dragones del Pentathlón guiados por sus Comandantes, recorrieron el camino desde la nada,improvisando equipos y obteniendo prestados o en donación algunos caballos pero al mismo tiempo la audacia, la temeridad, la técnica y el honor mostrados fueron cimentando lo que llegó a ser el orgullo del Pentathlón y la admiración y respeto del Ejército mexicano y clubes de equitación.

Se destacó en las diferentes pruebas ecuestres convocadas por la Federación Ecuestre Mexicana, donde los integrantes del PDMU lucían orgullosos sus uniformes y sus insignias.

Lograron en comodato el uso y disfrute de un importante predio en la avenida Constituyentes en la Ciudad de México, donde se construyó con ayuda de todos y algunos benefactores un moderno y funcional Campo Hípico donde permanecieron por espacio de 45 años. Tiempo en el que sin duda se perfeccionó el conocimiento y dominio del caballo y el arte de la equitación. Se intensificó la instrucción formando a decenas de magníficos jinetes.

Se desarrolló la impresionante y no menos peligrosa práctica de la acrobacia y pirámides sobre briosos corceles a galope. Sin duda alguna durante décadas el buen pueblo habitante de la Ciudad de México acudía puntual a los desfiles para observar y vitorear al contingente del Pentathlón tanto de la Infantería como de la Caballería.

El camino no fue fácil, hubo momentos de angustias, de falta de recursos incluso padecer miserias humanas, las menos, pero incómodas.

De una manera prepotente y alevosa el presidente Vicente Fox y la regente o gobernadora del entonces DF Rosario Robles despojaron del importante predio al Cuerpo de Caballería sin darle nada a cambio, conforme lo establecían los convenios, rompiendo con la tradición de anteriores mandatarios nacionales que siempre vieron con simpatía al Pentathlón y muy particularmente a Caballería, toda vez que ellos mismos y sus hijos practicaban la equitación en dicho campo. En 2002 el ambiente se oscureció y caballería sin más, fue lanzado a la calle con equinos y equipos. La ocasión fue aprovechada por granujas que robaron parte del equipo. Los responsables del Cuerpo,hicieron lo humanamente posible para evitar una desgracia mayor. Movieron los caballos a Sadi Carnot y de ahí al Ajusco, lo que motivó que gradualmente éste admirado Cuerpo de Caballería desapareciera, dejando atrás muchas, muchísimas páginas escritas con letras de oro, en el grueso libro de la historia de nuestro amado Pentathlón.

Los Dragones de Caballería del Pentathlón, nunca perdieron su talante ni su ideal y alto sentido del honor, les arrebataron lo material pero fortificaron su espíritu.

Vaya desde aquí un tributo, un sentimiento de gratitud a los que hicieron posible a través de décadas de esfuerzo, sangre, sacrificios, lagrimas y muchas horas de dedicación al mejor y emblemático Cuerpo de Caballería del Pentathlón deportivo Militarizado Universitario.

El relevo.

En el año 1999 en la zona Jalisco, reactivamos el batallón "Héroes de Chapultepec" en el interior del Campus de la Universidad Autónoma de Guadalajara, institución en cuyo seno nacería la Primera Zona de la República del Pentathlón en 1939.

El que esto escribe y como funcionario de dicha Universidad tramité ante las autoridades y el Rector de la misma en la persona del Lic. Antonio Leaño Álvarez del Castillo fundador y primer Comandante de la zona Jalisco la autorización para reactivar la unidad "H de Ch", a lo que accedió de inmediato, girando instrucciones para que se facilitara el reinicio. Esta unidad fue abanderada en 1973 y se desintegró en 1983.

Con el modesto impulso de mi parte, sacudimos la modorra imperante en la zona Jalisco que languidecía por falta de membresia y atractivos, al crear novedosos cuerpos para diversificar la instrucción, tales como el Cuerpo de Ciclismo de Montaña, Cetrería, Escuadrón K9 Caninos, Buceo, Paracaidismo, Escuadrón Motoclub Caballería, Tiro deportivo, Sección de Padres de Familia, Instalación de Pared de Escalada en Roca con seis diferentes grados de dificultad y el ¡Cuerpo de Caballería!, del cual mi hice cargo.

Con varios Cadetes del batallón "H de Ch", dimos los primeros pasos en el año 2000 para que en principio única y exclusivamente practicar la equitación para ofrecerle a los Activos del Penta como un atractivo más.

El pie veterano fue integrado por el 3er Of. Allberto Burgos, el 2do of. Enrique Macías y el 3er Of. Miguel Nuño Ordoñez y los cadetes Osvaldo y Mónica Ortega, Carlos y Antonio Magallanes, Ernesto Barba qepd, Ernesto Barba jr, Edith Barba qepd; Pedro y Alan Zurita y su madre Sandra Rendón, los hermanos Dávila Assad, Ivan Flores Torres, las hermanas Nuñez Robles, Graciela Brajas y su hijo Humberto Morales...

Nos trasladábamos domingo a domingo de Guadalajara a la población de Tonalá dónde en predios de la familia Nuño Ordoñez practicábamos y aprendíamos de la experiencia de Alberto Burgos Mejía y de Ernesto Barba (Charro).

En cuanto a los caballos, Ernesto llevó dos yeguas de su propiedad, Enrique su caballo al igual que Miguel Nuño y un servidor una yegua pinta regalo de Pablo Elizondo entonces presidente de los egresados del Pentathlón.
Así comenzó nuestro paso por la Caballería.

Abanderamiento, nombramiento y Sede Nacional.

Los predios en Tonalá fueron fraccionados y ya no pudimos continuar practicando allí, por lo que de nuevo acudí al rector de la UAG y fundador del Penta zona Jalisco Don Antonio Leaño Álvarez del Castillo quien de nueva cuenta accedió a facilitarnos un terreno adyacente al Campus Universitario y así surgió el primer Campo Hípico con caballerizas improvisadas, acarreando agua y con una pista de 20 por 50 metros.
Sosteníamos a los caballos con nuestras cuotas (50 pesos mensuales) y los dueños de caballos cooperábamos con más. Recibimos caballos en donación por parte del Lic. Gonzalo Leaño y Pablo Elizondo y la hacíamos de caballerangos, veterinarios, veladores, mozos, etc. Don Sergio Mendoza presidente de la escuela hípica Jalisciense nos donó cinco equipos en mal estado consistente en albardones, riendas, estribos, etc pero para nosotros era oro molido.

Desde el año 2000 no dejamos de participar en cuanto evento ecuestre había: desfiles militares y deportivos,cabalgatas, competencias, etc..

En 2002 se registran los funestos acontecimientos que devienen en el despojo de los terrenos en Constituyentes 919 de la ciudad de México, y el Mando Nacional del PDMU en la persona del Comandante Ángel Gutiérrez y a iniciativa del 1er Comandante de Caballería Arq. Alfredo Prego López al recibir información de nuestros trabajos deciden proponernos levantar el estandarte del Arma de Caballería y continuar la tradición.

El 27 de febrero de 2005 en ceremonia solemne con los acordes de la Banda de Música de la Secretaría de Seguridad Pública, en presencia de autoridades civiles y militares, el Rector de la UAG, padres de familia,personal Activo y el Mando Nacional del Pentathlón se realizó el abanderamiento del Cuerpo de Caballería, la designación de Sede Nacional a la zona Jalisco y el nombramiento de Director Nacional del Arma a Arturo Ortega Ponce.....momentos inolvidables, todo ello en el Estadio de Beisbol "Miguel Sotomayor" dela UAG. Luego del protocolo y recepción del histórico Guión de Caballería, se realizó un festival ecuestre con evoluciones en conjunto, salto de obstáculos y acrobacias, luego y como es obligado pasamos al banquete de honor en la terraza del campus. Todo un acontecimiento.

A partir de ése momento Jalisco como sede Nacional orgullosa del legado, se convirtió en el ejemplo, el detonante, la bujía para que fueran surgiendo Cuerpos de Caballería en diferentes zonas cuando parecía todo extinguido: Morelos, Guerrero, Guanajuato (Of. Mario Antonio Trejo), Veracruz, Ciudad de México, Zacatecas, Estado de México, Zapotlanejo, Jalisco, etc.

Incursionamos con éxito en el terreno del Vaulting (gimnasia sobre caballos) y en el conocimiento de la Equinoterapia, certificando a seis de nuestros oficiales como terapeutas.

Cabe mencionar el destacado y valioso papel que jugaron como asesores del naciente cuerpo de caballería al General de División Rodolfo Cruz Pardo último Comandante de Caballería Montada del Ejército Mexicano, al Gral. Alfonso Fuentes López Jr. y el Mayor de Cab. Roger Barceló y al Lic. Gonzalo Leaño Reyes amante de los caballos.

En el año 2006 tramité ante la SEDENA la posibilidad de ser sujetos de un donativo de caballos y equipo, lo cual fue aceptado y autorizado consistente en 19 caballos en diferente estado de salud, de los cuales donamos 4 a Jiutepec Morelos, 2 a Guanajuato y seis caballos a Zapotlanejo, quedando en la Sede Nacional con diez más 20 que ya poseíamos.

Sorteamos muchos peligros: caídas, patadas, mordidas d caballos y una que otra fractura, lo más peligroso fue cuando montados de regreso de un desfile en San Pedro Tlauepaque un auto embistió a la yegua "Catrina" montada por la Sargento Gabriela Navidad Muñoz González que afortunadamente salió ilesa y un enorme susto, lo mismo que la yegua a pesar de haber saltado y rodado sobre el cofre del auto. Sin embargo los peligro, amarguras y amenazas más graves fueron algunas muestras de la miseria humana que con intrigas, envidias, inclusive hurtos trataron de dañar al Cuerpo.

Nos empeñamos en uniformar reglamentariamente al personal así como la parafernalia para los caballos...el manejo del sable y por supuesto la formación ideológica pentathlónica.

En el año 2007 por disposición del Rector de la Universidad Autónoma de Guadalajara dn. Antonio Leaño Reyes se dispuso la construcción de un campo hípico, en terrenos cercanos y propiedad de UAG, en un área de más de cinco hectáreas, con 24 caballerizas, guadarnés, granero, baños y terraza...nosotros pusimos la mano de obra, los techos, la herrería, etc.. simultáneamente se inauguraba la Secundaria MIlitarizada de la UAG "Cadete Francisco Márquez" de la cuál también tuve el honor inmenso de dirigir.

Del Cuartel general se recibieron varios costales con equipo ya en muy mal estado que aprovechamos al máximo.

En 2011 fui relevado del Mando del Cuerpo de Caballería cerrando un capítulo más en mi ya larga trayectoria como pentathleta dejando a salvo el buen nombre de todos mis compañeros, superiores jerárquicos y subalternos.

Feliz Aniversario al siempre presente Cuerpo de Caballería.

"¡Patria Honor y Fuerza!"

Consola de depuración de Joomla!

Sesión

Información del perfil

Uso de la memoria

Consultas de la base de datos