Imprimir

Saludo de año nuevo a la gran comunidad pentathlónica.

Desde éste espacio les deseamos lo mejor para todos y muy especialmente para nuestra amada Patria a la cual sirve desinteresadamente el Pentathlón.

2018 fue un año de mucha tensión en lo político y en materia de seguridad. La delincuencia se ha enseñoreado sobre todo la vinculada al narcotráfico que ha logrado perversamente hacer de nuestro país un mundo consumidor de sustancias y ha podido infiltrar a policías, fiscales, gobernantes de todos los niveles.

Pareciera que no hay solución a éste grave problema, pareciera que va a empeorar. No se percibe que el nuevo gobierno llamado la 4a Transformación cuente realmente con estrategias adecuadas para combatir al crimen. No se  vislumbra que quieran acabar con el problema de raíz porque no saben o porque de plano no quieren. Es urgente una renovación moral desde el seno mismo de la familia, célula esencial de la sociedad. Formar a nuestros jóvenes desde la cuna. Dotarlos de un sentido de existencia tal y como lo hace el Pentathlón con su ideología. Nada puede sustituír a la familia aunque las corrientes modernas afirmen lo contrario y propongan sucedáneos de ésta. 

Como pentathletas no podemos cruzarnos de brazos, debemos participar en la consolidación de la Patria y de su seguridad y de la sociedad. Continuemos en nuestra sacrosanta labor de formar hombres y mujeres sanos de cuerpo y mente para una Patria que así lo requiere.

 Patria Honor y Fuerza!