Patrocinadores

caballeria

Logo 3D cafe mini

equus

 

 

Estadísticas

Contacto

Arturo Ortega Ponce

3er Comandante de Caballería

Tel. (33) 36361170

 

Webmaster del sitio

Mensaje al Pentathlón Femenino


1. El Pentathlón Deportivo Militarizado Universitario, te brinda como mujer mexicana, la oportunidad de ingresar a sus filas. Fomentándote el espíritu de participación e integración a la comunidad con el propósito de que tus cualidades contribuyan a engrandecer a México.

 

2. Vivirás intensamente al Pentathlón con gran alegría y alto grado de conciencia, con el amor y el respeto que merece tu Institución, con la lealtad y perseverancia; que les darán recompensa mutua.

 

3. Que el escudo que representa al Pentathlón signifique para ti la presencia de un grupo que se funda en nobles ideales y en un gran amor patriótico y formación ciudadana.

 

4. Que tu caminar dentro de sus filas sea relevante tanto en lo individual, como en la imagen del cuerpo al que perteneces; que tu deseo de superación dentro del Pentathlón sea palpable y obtengas frutos propios y colectivos.

 

5. Todas las actividades que realices dentro del Pentathlón, deberán contener siempre el ímpetu y la fortaleza que te caractericen para dejar testimonio de grandeza a las futuras generaciones, y esperando que éstas día a día sean superadas.

 

6. Serás como esos artesanos que poco a poco le dan forma a su trabajo al fomentar en la mujer mexicana el amor a la Patria, con la disciplina que formará hábitos, como el cumplimiento de obligaciones que establece la base de tu vida futura.

 

7. Tú como mujer mexicana, sé razonable, establece tus metas en la vida y en el camino para llegar a ellas.

 

8. No corras riesgos innecesarios, forma tu criterio en el escenario de la vida. Organiza tus actividades de cada una de tus etapas.

 

9. Tu constancia y entendimiento del ideal Pentathlónico te ayudará a integrar voluntades a la grandeza nacional.

 

10. Motivar e infundir serenidad y tranquilidad a tu espíritu en momentos aciagos, te dará claridad en el pensamiento y te permitirá encontrar las mejores soluciones a los problemas que enfrentes.

 

11. Cuida tu persona, tu arreglo y cultívate; sé honesta contigo misma y reconoce cuando no seas capaz de desempeñar algún cargo o empleo correctamente. Tu honradez para reconocer y aceptar tus fallas, te dará resistencia y fortaleza para corregirlas y superarlas.

 

12. Recuerda que el tiempo no perdona, y en su transcurrir, la belleza física se acaba, pero cuando esto suceda, procura haber adquirido belleza en tu espíritu y haber ganado el aprecio por tu experiencia y buen juicio al poner en práctica tus conocimientos.

 

13. Tú que posees atributos físicos, valóralos; y sé consciente de que no son lo más importante por ser perecederos; lo permanente será el cultivo de tus virtudes.

 

14. Busca que tu belleza sea siempre acompañada por la gracia, mas no por la arrogancia ni la frivolidad.

 

15. Trabajarás por que la juventud femenina dirija sus pasos hacia la autosuficiencia y realización personal, juntamente con el logro de una gran fraternidad, para el engrandecimiento de tu Patria.

 

16. Conducir al Pentathlón femenino hacia esos logros, no es una meta fácilmente alcanzable, requiere de una identificación completa con su ideología y un conocimiento del desarrollo de la mujer.

 

17. Promueve constantemente actividades sociales y culturales de participación familiar, tendientes a la aplicación práctica de los ideales del Pentathlón.

 

18. Como mujer pentathleta, deberás ser consciente del relevante papel que juegas en nuestra comunidad, por la veneración, respeto, autoridad e influencia que ancestralmente ha tenido la mujer.

 

19. Se respetuosa y crítica. Juzgar a tus padres por el solo hecho de hacerlo, es trivial, busca corregir en tu vida las fallas que ellos hubieran podido tener, pugnando siempre por la armonía en la familia.

 

20. Como amiga, afánate por el orientar positivamente tus cualidades, que son muchas, sobre todo en el terreno social, fomenta el avance y el análisis, emite juicios y no desperdicies el tiempo, que es muy valioso.

 

21. Como esposa, busca la comunicación, enriquécete para enriquecer a tu familia; compartan inquietudes, éxitos, fracasos. Aliéntense mutuamente.

 

22. Re define tu misión como mujer, tu ánimo de participación en todos los aspectos y niveles de la actividad humana será un reto, y no te amedrentes ni te menosprecies. Muestra tu seguridad capacitándote, y el triunfo estará a tu alcance.

 

23. Como madre, sé enérgica, más no déspota, pues tendrás en tus manos la responsabilidad de la orientación de tus hijos y deberás ser capaz de equilibrar tu parte con quién compartas ésta responsabilidad, definiendo posiciones, fomenta respeto al mismo tiempo que añades amor a tus actos.

 

24. Fomenta desde el hogar el amor a la Patria, inculca el respeto que se merece y sé siempre guardián severo para evitar las asechanzas que debiliten nuestra identidad nacional.

 

25. Recuerda siempre que en el seno familiar, sin sentirlo, te constituirás en el eje en torno al cual se establecen las ilusiones, las aspiraciones, el aliento, el cariño, la unidad, la orientación para lo cual no se obtiene el nivel óptimo automáticamente; capacítate para ser un eje eficiente y dinámico, que produzca el acercamiento y el complemento de la célula de nuestra sociedad.


Mensaje al Pentathlón Menor

 

1. Perteneces al Pentathlón Universitario. Tienes pocos años lo que te da derecho a formar parte del Pentathlón menor.


2. Cuando cumplas 16 años podrás, si así lo deseas, ser miembro activo del Pentathlón Mayor.

 

3. Entonces, tu cuerpo y tu mente estarán más desarrollados; serás robusto; tu voluntad será más fuerte. Sabrás que con tesón, perseverancia y calidad se puede conseguir mucho de lo que se quiere.

 

4. Todo lo bueno que seas capaz de alcanzar, tendrás la obligación de procurar y de realizar.

 

5. Todo lo verdaderamente bueno se logra con dedicación y esfuerzo. Nada de lo que realmente vale se obtiene gratuitamente ni se recibe como dádiva. Por tal motivo, lo que más quieras, estimes y anheles, conquístalo y lucha para no perder el bien que alcanzaste.

 

6. Tus padres, hermanos, maestros y amigos, estarán orgullosos de ti. De tu conducta. De tu manera de ser y pensar. Todos sabrán que pueden confiar en tu palabra y en tus actos. Sabrán que lo que haces lo haces bien y pronto. Que eres útil, amable y sincero. Que tu palabra será siempre verdadera, Aceptarás que es una deshonra mentir. Sabrás ser respetuoso con los demás y contigo mismo.

 

7. Quienes te aman con verdad, se preocupan por ti, trabajan, se esfuerzan, sufren por tu bien. Tales son tus padres y tus maestros. Su deber es ayudarte a que adquieras buenos hábitos; instrucción y que practiques aquellas virtudes que te perfeccionen. Su deber es señalarte y conducirte por el camino de tus obligaciones. Su derecho es mandarte y corregirte. Aceptarás con satisfacción y ánimo grato: sus sanciones, sus consejos y sus órdenes. Serás respetuoso y procurarás que tu comportamiento sea la mejor retribución a sus afanes.

 

8. Te alejarás de quienes siembren en ti pesimismo y estúpidas rebeldías; de aquéllos que quebranten tu voluntad o te precipiten al vicio. Sin embargo, evitarás ser tú, precisamente, el mal compañero de los que avanzan con rectitud.

 

9. Habrá en tu alma y en tu rostro, sinceridad y alegría, porque serás sano por dentro y por fuera. Tu compañía y tu trato sólo producirán satisfacción. Tu cuerpo y tus pensamientos serán limpios y así también tus palabras, tus ademanes, tus gestos, tus acciones.

 

10. Estimarás a las personas porque habrás aprendido a descubrir en ellas sus cualidades más que sus defectos. Aquél que busca y encuentra cosas buenas vive mejor que aquél que sólo descubre la imperfección humana. Los defectos de los demás es conveniente que los conozcas, no para murmurar o escandalizar, sino para que los evites en ti y si puedes, ayudes a corregirse a quien los tenga.

 

11. Sabrás ser buen amigo y compañero. No hablarás mal de nadie a sus espaldas, ni de tus amigos ni de tus enemigos.

 

12. Si con tu bondad, sinceridad, buen trato y ejemplo logras transformar un enemigo en un amigo, habrás obtenido un triunfo mayor que si lo vencieras con ofensas o con venganza.

 

13. La venganza como la envidia las alimenta el odio y el odio sólo engendra destrucción y muerte.

 

14. Existes para la vida y aunque tengas que morir, con tu vida o con tu muerte ayudarás a vivir a los demás.

 

15. Discutirás lo que sabes, nunca lo que ignores. Ser obcecado, necio o testarudo, cuando sabes que estás equivocado, es vergonzoso. Te mostrarás agradecido con aquél que te saque del error. Pero cuando estés seguro de tener la razón, defiéndela con vigor, con valentía y no te dejes vencer ni por amenazas ni por halagos.

 

16. Vivirás como buen deportista. En constante entrenamiento para superarte cada día en lo físico y en lo espiritual. Lucharás para triunfar pero también aprenderás a saber perder. Sin embargo, no te conformarás con siempre perder. Ni te considerarás vencido en definitiva. Lo que hoy no pudiste lo podrás mañana; siendo mejor que tu contrincante. Si pierdes, perderás sin ira y sin desaliento. Si triunfas, será con alegría, sin envanecimiento, sin burla ni menosprecio del vencido. Es decir: aprenderás a saber triunfar.

 

17. Tu juego será siempre limpio; sin trampas, pero no te dejarás engañar de los sucios ni de los tramposos.

 

18. Ser fuerte, ágil, resistente, sano, será para ti obligación. De la misma manera que ser cortés, educado, decente, y sólo podrás lograrlo si educas tus musculosa, tu mente, tus nervios, tus órganos, en general para disfrutar de completa salud y así más ampliamente de la vida.

 

19. Serás fuerte, ágil, resistente y valiente, porque así es más fácil vencer que ser vencido. Porque así podrás proteger al débil contra los abusos de los fuertes.

 

20. La cobardía anida en el vicio; en la holganza. La cobardía es hipócrita y simuladora. Nos aconseja eludir compromisos y no aceptar las empresas que distinguen a los esforzados y a los buenos. Por ello, sabrás que la hombría verdadera no se encuentra en la depravación ni en la irresponsabilidad.

 

21. Si eres fuerte, será más fácil que te respeten. Si te respetan vivirás mejor que si te humillas.

 

22. Si sientes miedo ante el peligro no por eso te consideres cobarde, sólo los inconscientes o los anormales no lo tienen. No por ser mejores sino por defectuosos.

 

23. El miedo es útil y frecuentemente necesario cuando se razona el peligro, lo que evita cometer errores o imprudencias que pueden ser fatales.

 

24. Lo más valioso que tienes es tu vida. Cuídala y no la expongas a peligros inútiles. De la misma manera evitarás poner en peligro la vida de los demás.

 

25. Tienes derecho a ser feliz. Sólo se es feliz cuando se es libre y se siente libre, pero no tanto que esa libertad haga infelices a los demás.

 

26. Por ello serás respetuoso de la libertad y de la felicidad de tus semejantes en tanto que no se conviertan en abuso o en amenaza en contra de ti, de los tuyos o de tus derechos.

 

27. Aprenderás a mandar si sabes obedecer, Pero en ambos casos será necesario que sepas por qué obedeces y qué es lo que mandas.

 

28. Cumplirás con tus obligaciones y así te sentirás más fuerte, seguro y capaz de exigir tus derechos.

 

29. Tienes derechos y obligaciones en tu casa, Para los que amas y te aman. En la escuela. Para tu pueblo. En fin para quienes viven en tu compañía, y más aún, para tu país y la humanidad.

 

30. Todos los pueblos del mundo como el tuyo son buenos. No hay pueblos malos y pueblos buenos. Todos los pueblos son buenos. Si así lo aceptas y lo crees, no te costará trabajo querer a tu pueblo y también a los otros pueblos de la tierra. Esto es fraternidad. Amor de hermanos.

 

31. Todos los pueblos han querido y quieren ser felices como tú quieres que tu pueblo lo sea. Pero sabrás que esto no se logrará mientras unos tengan todo y otros muchos estén desprovistos de lo más indispensable. Mientras unos sean opulentos y otros miserables.

 

32. Si trabajas para aumentar el bienestar de tu pueblo, de tu casa, de tus hermanos, principiando por hacer de ti un ser más valioso cada día en cierta forma estarás cooperando para el bien de todos.

 

33. Los bienes y favores que recibas te obligarán a devolver otro tanto y más conforme lo puedas hacer.

 

34. Cuando el bienestar, el saber y el comportamiento de los hombres aumente, entonces será más fácil que tú prosperes, porque formas parte de un todo que se llama humanidad.

 

35. Trabajarás y lucharás porque a nadie le falte el pan, y en esto encontrarás alegría.

 

36. Aprenderás que es más importante dar que recibir. Servir que ser servido. Sólo da el que tiene. Sólo sirve el que puede. El que tiene y puede vale más y es más libre que aquel que depende de los otros más que de sí mismo. Por ello sabrás valer por ti, por tus méritos propios, por tus propias fuerzas.

 

37. El dinero que ganes con tu trabajo es bueno y te llenara de satisfacción, y por tal motivo considerarás un bien material necesario pues representa tu esfuerzo, la perseverancia, la eficacia que te dará seguridad y será el medio para conseguir alimento, vivienda, vestido, salud y todo aquello que hace agradable la existencia. No derrocharás esa fuente de energía en cosas inútiles y perjudiciales. No gastarás más de lo que seas capaz de ganar.

 

38. El dinero que proviene del trabajo de los demás, de sus limitaciones o de sus sufrimientos representa abuso, injusticia, inequidad para aquél que lo obtiene sin esfuerzo, por engaño, por presión; esto es lo mismo o peor que lo que hace un ladrón, el asaltante, pues cuando menos éste expone su vida; y aquel lo hace a costa de su vida, de la libertad, de la salud y de la miseria de su prójimo.

 

39. En la naturaleza hay orden, equilibrio, leyes que se cumplen. La sociedad humana en su evolución requiere también de orden, disciplina y leyes que aseguren su mejoramiento. Tu posición dentro de ella te obliga a cooperar, a dar tu aportación en ideas, en trabajo y en entusiasmo para que esa sociedad sea mejor; más justa; más sabia; más bella; más rica.

 

40. Tú vales mucho individualmente, dentro de ti está el futuro; como tú otros niños y jóvenes constituyen la misma promesa, la misma esperanza. Por eso si todos juntan esos futuros particulares, esas esperanzas de cada uno, se fundirá en un gran futuro y en una gran esperanza la patria de todos.


El Pentathlón es una organización juvenil, a nivel nacional, fundada en 1938 con el firme propósito de que cada uno de sus integrantes persiga la constante superación pues a partir de ella se logrará alcanzar la Finalidad Suprema que la propia Institución persigue: "La Grandeza de la Patria".

Se pretende preparar al joven Pentathleta como un hombre integro, capaz de responder por sus actos; a través del desarrollo físico e intelectual, estará en aptitud de entender y comprender su entorno, de conocer sus posibilidades y deficiencias, aprenderá de sus errores y valorará sus éxitos, tendrá conciencia de si mismo.

Aclaramos que el Pentathlón entiende el concepto de hombre en su más amplia acepción, como Ser Humano sin distinción de edad o sexo, porque para el Pentathlón el Honor significa pensar y actuar en defensa del bienestar de la Humanidad sin distinción de ideología, estratos sociales o color de piel.

El Pentathlón es una escuela de carácter y formación ciudadana, que ha logrado establecer poderosos lazos de fraternidad entre todos sus integrantes.

Se llama Pentathlón por ser cinco disciplinas o deportes básicos los que se practican; es "Deportivo" por usar el deporte como herramienta para tener una mente sana en un cuerpo sano y resistente; Es "Militarizado" por la disciplina que se sigue es de carácter militar, ya que así se ejercita la obediencia, el mando mejora y se hace más pronta la voluntad, templa nuestro carácter y orienta la agresividad. Así se imprime la seriedad y el estilo que nos distingue por la formalidad de nuestros actos, finalmente es "Universitario", por que sus iniciadores eran estudiantes universitarios, además por el espíritu abierto y crítico de la mentalidad Pentathleta frente a la universidad de la cultura.

Pentálogo


1. Tendré amor acrisolado a mi Patria respetándola y engrandeciéndola con todos los actos de mi vida.


2. Sabré honrar al Pentathlón con el valor del buen ejemplo y la sabiduría de la constancia.

 

3. Seré fiel a mi bandera, emblema del suelo mexicano, no tolerando jamás su menosprecio, ofrendando mi vida en garantía.

 

4. No murmuraré jamás, ni permitiré que alguien lo haga en detrimento de mi grupo.

 

5. Haré que mi valer como hombre que trabaja, que ama y que piensa, sea una contribución a la grandeza de mi pueblo.


 

 

La Asociación de Oficiales Egresados del Pentathlón, A. C. fue fundada por el 3er Comandante de Caballería Arturo Ortega Ponce en la ciudad de Guadalajara, Jalisco.