En su lucha por evitar en el Japón la contaminación moral de Occidente de la posguerra, perdió la vida al frente de su organización patriótica juvenil "Tate No Kai" (Sociedad del Escudo).